martes, 2 de octubre de 2018

LA PAZ QUE SE PERDIO
POR MANUELITA LIZARRAGA ALCARÁZ
“EN SUS 50 ANIVERSARIOS...LA RONDALLA AZUL...UN CONJUNTO SUDCALIFORNIANO...CREADO PARA SERVIR...POR SERVIR”.
Las notas musicales arrancadas por cuatro inquietos jóvenes a las cuerdas de viejas y desafinadas guitarras, inundaban el jardín de la antigua casona de piedra de la estimada e inolvidable profesora Estela Pineda de Santa Ana, elevándose a la copa de los frondosos árboles confundiéndose con el alegre trino de los pájaros canores...y el viento las llevaba por la calle mas antigua de La Paz por allá por anque Chale Aramburo, por la Belizario Domínguez, antes calle segunda de gratos recuerdos, sorprendiendo y deleitando a las gentes que pasaban por allí; quienes estaban acostumbradas a escuchar todos los días el rascar de las guitarras por: Moisés Coronado, Paco Escopinichi, Raúl Cholet y Cesar Santa Ana; quienes se reunían bajo la sombra del árbol a convivir en sana camaradería, y hacer sus prácticas musicales...los jóvenes empezaban a acariciar las cuerdas de las guitarras, aunque unos les daban para ningún lado, cada quien con su onda.
Eran los años del 67...estos jóvenes estaban forjados en aquella Paz del romance, de la música, de pianos, de orquestas famosas y de molinos de viento...latía en su alma el artista...La Paz en ese tiempo sufría un cambio importante con la reciente inauguración del primer transbordador “La Paz”, y el cierre de operaciones del muelle fiscal, el que había sido el puntal del desarrollo de Baja California Sur, desde la tercera década del siglo antepasado. Poco a poco poltronas y tenderetes fueron desapareciendo de las banquetas, perdiéndose esa bonita costumbre de la gran familia sudcaliforniana de salir a esperar el tradicional aire fresco del coromuel.. Pero eso a los inquietos jóvenes no les afectaba, su espíritu romántico estaba hecho para la música y para servir a su pueblo.
Y una noche en que los muchachos le hacían a la tocada y a la cantada con mucha pasión, la profesora Estela les dijo que “porqué no formaban una rondalla”...al cuarteto de jóvenes les gustó la idea, naciéndoles el entusiasmo; y debido a eso invitaron a acariciar las cuerdas de las guitarras a otra palomilla. Empezaron a estudiar en forma en la casa de piedra de la profesora Estela...!era una gran fiesta todos los días en la casona de la Belizario Domínguez al ritmo de las guitarras!. Se conjuntaron 19 muchachos, entre los cuales figuran como fundadores: Rogelio Sánchez Pelaez, Miguel Angel Norsagaray, Juan Ramos Cepeda, Cesar Santa Ana Pineda (alias el popular “semillon”), Oscar Martínez Nuñez, Alberto Islas Pelaez, Eligio Moisés Coronado, el Vicki Beltran, Gonzi Vonborstel, Francisco Romero Escopinichi, Salvador Yee (alias “el nuevo”), Humberto Cesar García (alias el “tamal”), Paco y Raúl Cholet, Joel Baca, (alias “el trovador del Bermejo”) y Benito Ramírez Soto (alias el “pechugas”), siendo su director y maestro Miguel Angel Norsagaray, quien se ha convertido en el eje central de este prestigiado grupo de artistas sudcalifornianos, dirigiéndolos hasta la fecha.
Desde su creación, de este selecto conjunto musical, la rondalla Azul, su meta fue la bohemia y el servir a su tierra en actividades culturales y sociales. Su primera presentación en público fue una tarde de primavera, el 21 de marzo de 1968 en el Teatro Cine Constitución, de tristes recuerdos; donde se llevó a cabo el segundo concurso de la canción sudcaliforniana, obteniendo este selecto grupo el primer y segundo lugar respectivamente con la sentida y hermosa canción “paceñita” de Francisco Arámburo Salas, y “la otra orilla” de Humberto Cesar García. Para fortuna de los sudcalifornianos, de aquí nace en forma oficial LA RONDALLA AZUL, quien fue bautizada por el profesor Román Pozo Méndez, ya que éste conjunto carecía de nombre y el atuendo que llevaban era pantalón y guayabera de color azul claro. Por tal motivo, al profesor Roman Pozo se le ocurrió ese nombre. Por lo tanto los “rondallos”, lo reconocen como su padrino. Desde entonces, la rondalla azul ha tenido reuniones para los ensayos en casa de cada uno de los miembros con el fin de unir mas los lazos de amistad, los que se desparramaron hasta los hijos y nietos. Reuniéndose hasta 60 o más gentes en las reuniones familiares en cada ensayo. También desde ese tiempo, la rondalla azul ha tenido como meta y como fin primordial servir a su comunidad, a su tierra, con el único placer de “servir por servir”.
La rondalla azul, en sus primeras inscurciones de servicio social ha participado en el pueblo de Todos Santos, que es la Cuernavaca Sudcaliforniana, en un evento para reunir fondos a beneficios de un barrio de escasos recursos llamado “san Ignacio”, cuyo anhelo era tener agua potable. En la segunda ocasión fue en el mismo lugar, para recaban fondos para el hospital Pedro J. Domínguez Cota para que este centro pudiera ofrecer un mejor servicio a la comunidad. Estos eventos se efectuaron en el majestuoso teatro Manuel Marquez de León que dirige dignamente el profesor Néstor Agúndez Martínez. Asimismo, la rondalla azul ha participado en ayuda en festivales con fines altruistas, como por ejemplo con la Unidad de cancerología de esta ciudad de La Paz, Doctor Rubén Cardoza Macias, así como en Los Planes, Guerrero Negro, Cabo San Lucas, San José, Ciudad Constitución, entre otros. También ha enmarcado importantes actividades de escuelas superiores como Normal Urbana, Normal Superior, UPN, Instituto Tecnológico, entre otras innumerables instituciones educativas, apoyando la cultura regional. En 1993, la Rondalla fue favorecida con una beca por el Fondo Nacional de las Culturas y las Artes (FONCA) para rescatar y difundir la música romántica mexicana, entre ellas la música romántica regional.
El prestigio de la rondalla ha trascendido a nivel nacional, ya que ha tenido presentaciones en Puebla y Durango, entre otros lugares, concursando con otras rondallas, y en las que ha obtenido segundos lugares. En Junio de 1971,a invitación de la primera dama nacional, esposa del entonces presidente de la República Mexicana, Lic. Luis Echeverría Alvarez, la rondalla fue recibida en Los Pinos. A través del tiempo, la rondalla como todo grupo ha tenido sus altas y bajas. Algunos de sus miembros fundadores se retiraron en busca de nuevos horizontes, espacio que fueron llenados por nuevos elementos. Geronimo Ahumada, gran bohemio y compositor y Domingo Agúndez acudieron al llamado del creador; pero el grupo ha ido siempre con verticalidad y como resultado de la bohemia y de la amistad, se fueron integrando las esposas, ahora SEÑORAS RONDALLAS estrechándose los lazos familiares de una manera muy sólida. Y de aquellos inquietos chamacos que rascaban la guitarra para ningún lado, hoy a la mitad del camino de la vida, se sienten satisfechos de todo lo que han logrado, pero inconformes de lo que han dado, ellos quieren entregar mas a su tierra llevando el romance a todos aquellos que gustan de la canción romántica.
Los rondallos en su juventud llevaban serenatas a la dulce y tierna novia...ahora...después de 50 años siguen llevando serenatas a sus esposas, así como a las damitas de la sociedad porteña de aquel entonces. La rondalla azul ha grabado un disco de 45 revoluciones por minuto, otro long play, con canciones de Conchita Bulnes, así como un cassette y un disco compacto O CD, de reciente grabación. Tienen proyectado grabar un nuevo material con puras canciones de autores sudcalifornianos, ya que esta hermosa y pródiga tierra de sudcalifornia, es cuna de compositores de magnifica calidad, que no le pide nada a cualquiera de los grandes de la época romántica. Entre algunos podemos mencionar en el género romántico a Humberto Cesar García, Geronimo Ahumada, Francisco Arámburo Salas, Miguel Angel Norsagaray, Beatriz Cortez y Agustín Payen así como el popular Ricardo Ramírez, compositor de corridos entre otros también de igual valor. Por más de 3 décadas la rondalla azul ha llevado el mensaje de amistad de fraternidad a través de sus canciones deleitando el espíritu de quienes gustan de la música romántica. El 21 de marzo del año 2018 cumplió 50 años lo que les ha dejado a los rondallos plenas satisfacciones de grato sabor, salpicado de cómicas bromas y anécdotas. Como en algunas ocasiones, por ejemplo, han olvidado en algún lugar después de una serenata su mas preciado tesoro de rondallo, “la guitarra”...o han llevado una serenata equivocada de ventana donde no estaba la novia...o llegan en la madrugada a llevar serenata silenciosamente y de repente algún cegatón se tropieza con una mesa y hace un quebradero de cosas y con el escándalo sale el papa pistola en mano, creyendo que son ladrones, y la serenata dejó de ser sorpresa.
La rondalla azul es un grupo muy heterogéneo, esta formada con elementos con distintas profesiones, como maestros, contadores, abogados, ingenieros, arquitectos, músicos, mecánicos, historiadores, etc. Siendo en la actualidad 19 rondallos, entre los que solamente existen la mitad de los fundadores. Los nombres de los actuales que nos deleitan con su música y su arte son: Genaro Higuera Cota, Abel Pérez Meza, Gilberto Salgado Ríos, Felipe Antonio Muñoz Jordán, Oscar Martínez Nuñez, Francisco Romero Escopinichi, Rogelio Sanchez Peláez, Roberto Salgado Rios, Juan Ramos Cepeda, Juan Quiroga Avilés, Juan Calderon Villafan, Raúl Agruel geraldo, Miguel Angel Norsagaray, Alberto Islas Pelaez, Cesar Santa Ana Pineda, Jorge Ramirez Soto, Agustín Payen Pedrín, Eligio Moisés Coronado y León Cornejo Lucero. De aquellos inquietos jóvenes de antaño, hoy la mayoría peinan canas, ya que las edades fluctúan entre los 45 y 75 años, por lo tanto, piensan y están conscientes de que la edad cronológica no es impedimento para disfrutar y entregar lo que han hecho apasionadamente durante mas de un cuarto de siglo, que es entregarse por completo a los amantes del arte a través de sus canciones, con sus 19 voces compuestos de: solistas, duetos, tríos, quintetos y con un grupo grande ahora si de afinadas guitarras, además del requinto y bajo.
LA PAZ QUE SE PERDIO
POR MANUELITA LIZARRGA ÁLCARAZ
…CAPITAN MANUEL PINEDA Y MULEGINOS... HEORICOS DEFENSORES DE B.C. DE LA INVASION EXTRANGERA DE 1846-1847…
• LOS HEORICOS MULEGINOS Y DEFENSORES LA BAJA CALIFORNIA EL 2 DE OCTUBRE DE 1847, DE LA INVASION EXTRANGERA.
• EL COMANDANTE DE LA CORBETA PORTSMOUTH DE LOS ESTADOS UNIDOS, JHON D.MONTGOMERY, IMPUSO LA RENDICION A LAS AUTORIDADES DE SAN JOSE DEL CABO, EL 29 DE MARZO 1847.
Mientras que el 13 de septiembre de 1847, los niños héroes, en el castillo de Chapultepec, en la ciudad de México escribían con su propia sangre la página más sublime y limpia de la historia de México defendiendo con su vida la soberanía del país, de la injusta y abusiva invasión norteamericana, aquí en la península de Baja California, se escribía otra página gloriosa en defensa de nuestra soberanía por esos mismos días, y en el mismo años de 1847, encabezados por próceres dela patria por el capitán Manuel Pineda , luchando a su lado Vicente Mejía, Jesús Avilés, Francisco Fierro, Don Jesús Ríos, Matías Amador, Trinidad Díaz, Manuel Castro, Jesús Rodríguez, el primer ayuntamiento de Mulegé, compuesto por el segundo regidor Domingo Aguiar, quien presenciaba con serenidad y valor Mexicano, el incendio de su casa que el enemigo había hecho: el Juez de primera instancia Tomas Zúñiga , Don José Padilla regidor, así como José María Salgado y Vicente Sotomayor, quienes al grito de “VIVA LA REPUBLICA MEXICANA”, Se batieron cuerpo a cuerpo con el enemigo invasor, en el heroico pueblito de Mulegé, derrotándolos y haciéndoles huir vergonzosamente.
En septiembre de 1846, con gran asombro, los pocos habitantes de La Paz contemplaban la invasión de barcos extranjeros y el izamiento de bandera norteamericana en el suelo mexicano, ante el cobarde sometimiento del entonces jefe político Francisco Palacios Miranda que permitió tal afrenta con su actitud entreguista sembrando el desconcierto en la población y demás pueblos peninsulares, quienes repuestos de la sorpresa como gran espíritu patriótico decidieron defender el suelo nativo.
En febrero de 1847 Don Mauricio Castro y Antonio Mijares de San José del Cabo, destacados hombres patriotas decidieron hacer la guerra a los invasores reclutando gente y todo tipo de armas que tenían a la mano. En Marzo de 1847, hacia acto de presencia la corbeta norteamericana “Portsmouth” desembarcando su gente al mando del comandante Montgomery, rindiendo a la población y sus propiedades a los E.U. El 13 de abril, el mismo barco que se menciona arribo a la paz sin ninguna resistencia del jefe político Palacios Miranda, quien pidió que se reunieran ambas partes para establecer los términos de la ocupación, redactándose un tratado de 15 artículos entre los que se mencionan que los militares Mexicanos no harían armas en contra de los invasores empeñando su palabra de honor, y mantenerse neutrales.
Estando los pueblos peninsulares sometidos al invasor extranjero el gobierno central mexicano enterado de la traición de Palacios Miranda, designo comandante principal de la Baja California al capitán Manuel Pineda, militar de gran valor y leal a toda prueba a su país, desembarco en la heroica Mulegé con unos cuantos oficiales y unas cuantas armas donde se dispuso a organizar a los vecinos para iniciar una campaña de defensa contra los invasores extranjeros, quienes al enterarse mandaron a Mulegé las corbetas “Dale“ y libertad para que abatieran y rindieran a los osados oponentes. El primero de octubre de 1847 las corbetas llegaron a Mulegé izando la bandera inglesa para confundir a nuestros patriotas y ya estando en el puerto, arriaron la bandera inglesa, e izaron la bandera americana apoderándose de la goleta magdalena en la que transportó la tropa mexicana a este puerto de Mulegé.
El día 2 de octubre de 1847, el comandante Thomas Silver envió un comunicado a las autoridades del lugar a través del juez local, conminándolos a mantenerse neutrales, a entregar las armas y abstenerse de mantener comunicación con el resto de México. El capitán pineda, todo lo contrario del traidor Palacios Miranda, contesto indignado protestando contra la injusticia de la guerra, contra el ardid de usar el pabellón inglés para penetrar en aguas mexicanas, negando rotundamente rendirse.
PARA EJEMPLO DEL VALOR Y AMOR A LA PATRIA DE ESTE JOVEN MILITAR, transcribo la respuesta que dio al enemigo el capitán Manuel Pineda, tomada del libro 22 “Historia de Baja California”, de Pablo L. Martínez. Aquel 2 de octubre de 1847, los gringos no podían creer en la respuesta que estaban leyendo. ¿Cómo era posible que un puñado de rancheros mexicanos se atreviera a hacerles frente?
“comandancia principal de la Baja California- Impuesto de las instrucciones que usted pasa al juez de este pueblo, debo decirle que esta plaza esta sostenida por fuerzas mexicanas, que tengo el honor de mandar, y que jamás será neutral ni verá con indiferencia la guerra injusta de los E.U. a la república Mexicana a que pertenezco, a más del puerto de la paz que dentro de 5 o 6 días deberá tomar posesión por la fuerza de toda arma que saldrán de este puerto. Protesto contra usted contra las naciones de Europa que no debió usted tener su bote en el agua y fondeado pabellón inglés, aunque después mando izar la de los Estados Unidos de la nación a que pertenece, por cuyo motivo no puede tener mis fuerzas inmediatas para escarmentar a usted, y no concluyendo los tratados de parlamento, si el ex - jefe político Palacio Miranda por su cobardía se mostró neutral con el gobierno de ustedes y hoy día de la fecha se encuentra reunidos con las fuerzas que se hayan en la paz, esta comandancia SERÁ TODO LO CONTRARIO, CONSERVARA TODA COMUNICACIÓN CON SU GOBIERNO MEXICANO AUNQUE TODA LA FLOTA DE LOS ESTDOS UNIDOS QUIERAN IMPEDIRLO. ESTA COMANDANCIA CON LOS VALIENTES SOLDADOS QUE TIENE A SUS ORDENES SE DEFENDERA Y SOSTENDRA A SUS ARMAS HASTA DERRAMAR LA ULTIMA GOTA DE SU SANGRE….
Las aguas del puerto de Mulegé estaban invadidas por fragatas enemigas aquel 2 de octubre de 1847, así como el puerto de La paz, San José del cabo y lugares circunvenidnos en toda la península aquellos valientes hijos de la patria estaban apostados en el cerro amarillo, a una milla del puesto de Mulegé. El capitán Manuel Pineda acompañado del comandante de caballería don Vicente Mejía, del alfares de guardia nacional Don Francisco Fierro, y 30 valientes muleginos estaban al acecho de las operaciones de los invasores extranjeros, quienes como a las 9 de la mañana de los buques enemigos botaron al agua varias embarcaciones con gente armada, que se dirigían a tierra con las más negras intenciones, sin imaginar lo que les esperaba con los dragones de Mulegé.
Las lanchas atracaron el “El sombrerito” desembarcando como a 60 gringos armados hasta los dientes, rompiendo fuego, asó como desde la corbeta, las lanchas contra la guerrilla mexicana quienes con gran placer de su capitán Manuel Pineda, contestaron el fuego con gran valor y arrojo. Aquel histórico 2 de octubre, las aves de rapiña revoloteaban en el cielo al acecho, el que estaba inundado de polvo de la lucha sin cuartel que ahí se realizaba en defensa del suelo Mexicano, y por los humos y ruidos de los más de 135 tiros de cañón bala rasa y granadas que desde la corbeta lanzaban, así como desde la lancha otros treinta y tantos tiros de metralla, y que los valientes mexicanos veían con el más alto desprecio los fuegos de la artillería e infantería del enemigo.
En el sombrerito, la lucha era desigual, tanto en elementos como en armamento. Pero el amor a la patria, el valor y el coraje de nuestros patriotas era más grande, y nada podía detenlos, y mientras la casa del regidor segundo ardía, entre tiros de metralleta gritaban los mexicanos “VIVA LA REPUBLICA MEXICANA”, y se batían a muerte con el invasor regando con su sangre aquellas blancas arenas . ¡Pero que hombres tan calzonudos estos heroicos sudcalifornianos! Los oficiales y la tropa del guardia nacional del heroico pueblo de Mulegé, se disputaban el privilegio de echarse sobre el enemigo, quienes no sentían lo duro sino lo tupido. Entre las 4 o 5 de la tarde corrieron los extranjeros vergonzosamente con toda su artillería y la fuerza que habían echado a tierra. A pesar de ser una tropa superior a los dragones muleginos, estos los hicieron correr dándoles un buen escarmiento.
La heroica actitud de los hombres de Mulegé defendiendo el suelo patrio, repercutió en los habitantes de toda la península, quienes se armaron de valor para defenderla como sucedió, y también repercutió en los funcionarios del gobierno general, como podrá verse en este documento transcrito del libro de Pablo L. Martínez” Historia de Baja California”.
“División e occidente- general en jefe- He visto con particular satisfacción el oficio V fecha 8 ppdo octubre , y las copias que le acompañan es digno de mayo elogio la conducta extraordinariamente patriótica del ayuntamiento, pequeña guarnición y vecindario del puerto de Mulegé en la Baja California rechazando con heroicidad un ataque de los invasores norteamericanos. Tan valiente ejemplo dado por un pueblecito que cuenta apenas con unas cuantas casas, me prometo que será de felices resultados para ambas californias, y no es apresurado presumir, que llamando la atención de los enemigos por aquellos rumores, al menos demoraran la invasión que proyectan a este estado de Sonora. Y este tipo bien aprovechando de acuerdo con el activo y patriota señor gobernador, proporcionara a que se afiance más de una vigorosa resistencia. Guanajuato 17 de noviembre de 1847, Anastasio Bustamante Sr. Comandante general de. Ed. De Sonora. Comandante general de sonora
En la actualidad la invasión ha sido a las conciencias, por dólares a través de malos mexicanos… si estos héroes vivieran se morirían de tristeza al ver su lucha ha sido estéril. Después de haber derrotado a los gringos en Mulegé, el capitán pineda hizo su entrada triunfal a la ciudad de la paz con todos sus valientes soldados, la madrugada del 17 de noviembre del 47, descargando sobre las posiciones americanas un formidable fuego de artillería teniendo sitiada por norte pretendiendo apoderarse sorpresivamente de la plaza. Al realizar pineda la furiosa embestida, los extranjeros fueron tomados por sorpresa ya que la tarde anterior ni maliciaban estos la llegada de los mexicanos. Después de más de una hora de lucha, en la que logro pineda sorprender al enemigo, fracaso su osado intento debido al apoyo que los traidores mexicanos prestaron a los invasores, decidió retirarse antes del amanecer.
A las 9 de la mañana de la fecha que se menciona, pineda volvió a la carga nuevamente contra los extranjeros, pero al recibir el fuego, directo de los cañones se vio obligado a retroceder. A las doce de ese mismo día volvió al ataque la infantería mexicana avanzando en dos alas hasta el centro de la población, acosando fieramente a los enemigos, quienes se vieron en apuradísima situación, pues los mexicanos estuvieron a punto de apoderarse de sus posiciones principales. Los yanquis abrieron el fuego de cañón contra los patriotas que estaban ya en el centro de la población obligándolos a abandonar el terreno ganado y causándoles considerables bajas. Al amanecer del día 17 de noviembre del año que se menciona se reanudó el fuego, pero ya los invasores repuestos de la sorpresa estaban fortificados de la paz. Habían demolido los edificios que servían de protección a nuestros patriotas, quienes diez días más continuaron el asedio; fueron reforzados por los contingentes destacados en San José del cabo, lanzando pineda un desesperado ataque sobre el puerto como a las tres de la tarde, logrando penetrar a las trincheras enemigas hasta treinta metros, prolongándose el combate hasta el obscurecer. Al día siguiente hubo una tremenda lucha por el viejo cuartel la que fue la cárcel pública, luego secundaria José maría Morelos, en tiempos de la colonia la casa del rey, luego fue cinema la paz, y ahora es un centro de diversiones.
….Por el placer de Escribir…Recordar…Y…Compartir…
… ESTA CRÓNICA FUE PUBLICADA HACE MÁS DE 15 AÑOS EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN DE MAYOR PRESTIGIO EN LA PAZ, EL SUDCALIFORNIANO, REVISTA COMPAS, Y PROGRAMA DE RADIO Y TELEVISIÓN CONTACTO DIRECTO CANAL 10…
LA PAZ QUE SE PERDIO
POR MANUELITA LIZARRAGA ALCARAZ
“98 ANIVERSARIO DE LA CASA DEL ESTUDIANTE...EN LA CIUDAD DE MEXICO...DON AGUSTIN ARRIOLA SU FUNDADOR”
UNA RAZON MAS, PARA QUE LOS RESTOS MORTALES DE DON AGUSTIN ARRIOLA DESCANSEN EN LA ROTONDA DE LOS HOMBRES ILUSTRES...Y LA CASA DEL ESTUDIANTE EN LA CIUDAD DE MEXICO LLEVE SU NOMBRE.
En el histórico muelle fiscal, en el marco del alegre trinar de gaviotas, pitidos de barcos de cabotaje, y de susurrantes palmeras...el primer gobernador del Territorio de Distrito Sur de Baja California, recién electo por plebiscito, Don Agustín Arriola Martínez, abrazaba y estrechaba en señal de despedida efusivamente a los doce primeros estudiantes sudcalifornianos que gozosos y llenos de ilusiones marchaban a la Ciudad de México, hacia lo ignoto...hacia lo desconocido, para estudiar una carrera profesional, ya que en esa época, las oportunidades de trabajo para los jóvenes era de albañil, pescador, minero, ganadero, agricultor o dependientes en alguno de los comercios establecidos; trabajos muy dignos también pero que no llenaban las aspiraciones de superación de los estudiantes. Así, Don Agustín Arriola Martínez daba cumplimiento a su promesa de campaña con este acto sin precedentes en la historia de Sudcalifornia, enviando a los primeros estudiantes y fundando la primera Casa del Estudiante, ubicada en la Ciudad de México, el 18 de Noviembre de 1920; desde donde unió un puente cultural hasta esta bendita tierra de Dios, surgiendo desde esa histórica fecha, un semillero de profesionistas que han contribuido al desarrollo y engrandecimiento de esta península.
Fue el 18 de Noviembre de 1920...en las tranquilas aguas de la hermosa bahía de La Paz, majestuoso cortaba el oleaje el legendario barco de la Marinería mercante “El San Antonio”, quien hinchaba su velamen llevando entre su preciada carga y demás pasajeros al grupo de jovencitos sudcalifornianos encabezados por el maestro Arturo Oropeza, de San José del Cabo, Alejandro Pedrín, Jesús Castro Agúndez, Manuel Galván; de El Triunfo. Francisco Cota y Pablo Nolasco; de La Paz, Francisco Borbón, Luis Peláez, Raúl Estrada, Gustavo Moreno, José María Meza, Felix Sánchez Garzón y Federico Romero Yenki, quienes con un nudo en la garganta, y a través de una cortina de lágrimas miraban cómo iban quedando atrás, perdiéndose en la lejanía los pañuelos blancos que cual gaviotas se agitaban al aire, despidiéndolos; entre los que se contaba al señor Gobernador Don Agustín Arriola Martínez y sus acompañantes, Don Antonio Delgado, Don Manuel Quiroz, Don Carlos Cornejo, Don Isidro Isais, así como sus padres, demás familiares y amigos perdiéndose sus siluetas sobre el muelle fiscal, en el horizonte.
El San Antonio, conducido por su diestro capitán guiado por la brújula y las estrellas Don Edrulfo Peña, surcaba las aguas cortando la cresta de los oleajes y los jóvenes tenían fresco aun en su mente los gratos momentos que pasaron la noche antes de su partida; les habían hecho la despedida oficial en la Escuela Comercial ante una compacta multitud compuesta de autoridades, familiares, amigos, niños de la escuela y simples curiosos que se habían congregado para verlos partir. Don Bonifacio Díaz, viejo mentor de la juventud, había pronunciado un sentido y alentador discurso, el excelso poeta Don Filemón C. Piñeda en versos les había dicho: “¿QUEREIS CONOCER LA OMEGA, CONOCIENDO EL ALFA YA?”...y luego en el clímax de la emoción les dijo adiós con trémula voz:
Hace explosión la palabra
Como temiendo que se abra
Y se parta el alma en dos.
Los muchachos iban llenos de zozobra hacia lo desconocido...hasta entonces cada uno de ellos había tenido su ambiente familiar, su pueblo; pero a partir de aquel momento, roto los lazos que los ataba al inmediato pasado, todos comprendieron que algo los unía ya como una gran familia; y que juntos iban a afrontar el porvenir, sellando un pacto “en la adversidad, como en el triunfo, todos para uno y uno para todos”. Desde entonces a la fecha, han transcurrido 98 años, que el recuerdo se empeña en revivir como si fueran hechos que apenas ayer hubieran tenido realidad. Hasta el 18 de Noviembre de 1920, en el panorama cultural Sudcaliforniano, sólo 4 profesionistas habían surgido: El Doctor Federico Cota, El Ingeniero, Manuel Balarezo, El Licenciado Carlos Meza León y el Ingeniero Modesto C. Rollan. El 18 de Noviembre de 1920 significó la destrucción de una serie de prejuicios, la iniciación de una nueva y fecunda etapa en la vida cultural de Sudcalifornia y el acercamiento definitivo a la patria remota y lejana. La corriente desde entonces establecida con los Centros Nacionales de Cultura, se ha fortalecido a través del tiempo. Los profesionistas sudcalifornianos que se han formado teniendo el gran apoyo de la Casa del Estudiante en México suman un buen número de generaciones en las variadas ramas: el derecho, la medicina, el magisterio, la ingeniería, la música, la agronomía, la farmacéutica, el comercio, la odontología, la química y bacteriología así como la milicia y aviación.
La primera casa del Estudiante en México promovida por Don Agustín Arriola Martínez y ejecutada su fundación por el profesor Arturo Oropeza estaba ubicada en el pueblo de Mixcoactl a 16 kilómetros del centro de la ciudad en Zaragoza No. 47. Era muy hermosa y amplia en forma de herradura con un jardín al centro y una fuente de la que emanaba continuamente un fresco chorro de agua. A espaldas de la casa había un huerto que producía tunas, chabacanos, peras y tejocotes. Fue grato para los muchachos encontrarse en esta casa como en su pueblo. Su propietario era un bondadoso señor que se llamaba Miguel Salcedo. En el mes de Enero se abrieron las inscripciones en los planteles capitalinos, quedando los estudiantes sudcalifornianos como sigue: Manuel Galván y Felix Sánchez Garzón en la Escuela Nacional Preparatoria; Alejandro Pedrín, Francisco Cota, Pablo Nolasco y Raúl Estrada en la Escuela Superior de Comercio y Administración; Luis Pélaez en el Conservatorio Nacional de Música; Francisco Borbón, en la Escuela de Ingenieros Mecánicos y Electricistas; José María Meza, Fidencio Romero y Jesús Castro Agúndez en la Escuela Normal para Maestros; y Gustavo Moreno que aun no terminaba el sexto año se inscribió en la Escuela Primaria Valentín Gómez Farías del pueblo de Mixcoactl. Abierto el puente para la educación entre el resto del país y esta hermosa bahía de La Paz, meses más tarde llegaron en forma sucesiva atraídos por el deseo de superarse Rafael Osuna y Braulio Maldonado que se inscribieron en la Escuela Preparatoria; Pedro Peláez en el Conservatorio Nacional de Música, Roberto Piñeda en la Escuela Superior de Administración y Arturo Delgado en la Escuela de Ingenieros Mecánicos y Electricistas. En la casa del Estudiante se alejaba además el profesor Arturo Oropeza, su esposa la profesora Jovita Meza y su hija América de escasos 2 años.
Estos estudiantes, con veneración infinita dedicaron un recuerdo de agradecimiento a Don Agustín Arriola Martínez, gobernador visionario que supo señalar el camino por el que habrían de transitar, uno a uno, primero y el tropel después los jóvenes sudcaliforniano. Es significativo el hecho, que después de varias décadas, otro gobernador electo también por el pueblo, Licenciado Angel Cesar Mendoza Arámburo, pero ya siendo estado Baja California Sur, le dio al pueblo una Universidad, la UABCS.
“Como un sentido homenaje al señor Agustín Arriola que en el año de 1920 acordó pensionar en la Ciudad de México a un grupo de estudiantes sudcalifornianos para que continuaran sus estudios en las aulas capitalinas, y la creación de la primera casa del estudiante sudcaliforniano, se presentan tres trabajos que en diversas ocasiones ha dado a la publicidad el profesor Jesús Castro Agúndez sobre este hecho trascendental en la historia peninsular y de señalada importancia en nuestra vida cultural. Esta decisión del gobernante, sin precedentes hasta entonces, es de las que marcan huellas profundas en el devenir de los pueblos. El 18 de Noviembre de este año, se cumplirá media centuria de que partió de la ciudad de La Paz el primer grupo de estudiantes hacía la capital de la República hecho que ha sido determinante en la vida posterior del territorio ya que como es del dominio público y forma parte de nuestra historia en el año de 1920 adolecíamos de una pobreza cultural de la que muy pocos valores estaban a salvo.
Los que aun vivimos de ese primer grupo de jóvenes estudiantes de hace 50 años somos ya todos viejos, lo que nos ha permitido tener a la vista el panorama sucesivo a que ha dado lugar la existencia de la brecha que se abrió entonces y apreciar con toda amplitud las ventajas de la existencia de la casa del estudiante sudcaliforniano. El más alto sentimiento de gratitud acrisolado por la experiencia y la más profunda convicción de que pocas obras han sido tan benéficas como el establecimiento del puente cultural que se tendió desde nuestro territorio hasta el centro mismo del país el que dicta estas líneas. Y nunca podremos dejar de decir lo que nuestro corazón y conciencia han musitado siempre”.
¡MUCHAS GRACIAS DON AGUSTIN!
Los supervivientes del primer grupo de estudiantes.
…por el placer de escribir…recordar…y compartir…
Esta crónica fue publicada hace más de 20 años en los principales medios de comunicación masivos en La Paz.
!Que felicidad..!así disfrutábamos las familias Sudcalifornianas las cristalinas aguas de la hermosísima Bahía de La Paz..especialmente en el palmar del Manglito legendario e histórico barrio de osados y aguerridos pescadores por tradición..de esa famosa palma doblada, nos aventabámos clavados. !vamos a hecharnos clavados de la palma doblada y del Kino de don Pilarillo, al palmar! gritábamos la chamacada..
1
Hoy primero de Octubre..se cumple un aniversario mas del natalicio del Revolucionario Sudcaliforniano , General Brigadier Licenciado Félix Ortga Aguilar..nació en Los Dolores el primero de Octubre de 1868..personaje de trascendente historia en Sudcalifornia..Orgullo Sudcaliforniano..
LA PAZ QUE SE PERDIO
POR MANUELITA LIZARRAGA
“47 ANIVERSARIO LUCTUOSO DE DON AGUSTIN ARRIOLA MARTINEZ...PRIMER GOBERNADOR NATIVO DE SUDCALIFORNIA, ELECTO POR EL PUEBLO.”.
* UN GRAVE ERROR EN EL LIBRO DE HISTORIA Y GEOGRAFIA DE BAJA CALIFORNIA SUR, A NIVEL PRIMARIA.
La Secretaría de Educación Pública, con el debido respeto que merece, debe de corregir el grave error en el libro de Historia y Geografía de Baja California Sur, así como en el de “Baja California Sur monografía estatal”, en la página 157, en el que se ha estado mal informando a generaciones de niños desde 1982; donde se desconoce un hecho tan importante en la historia regional de sudcalifornia, de Don Agustín Arriola Martínez PRIMER GOBERNADOR NATIVO ELECTO POR PLEBISCITO, emanado del pueblo, ya que en ese tiempo no había partidos políticos. Y le están poniendo méritos a quien no lo merece y dice así “La muerte de Carranza el 21 de Agosto, trajo como consecuencia en nuestro estado que el Gobernador Mezta dejara el distrito, siendo sustituido por Francisco D. Santiago. El fue quien envió al primer grupo de estudiantes sudcalifornianos pensionados a la ciudad de México, expidió la primera Ley de Hacienda e impulsó la ganadería, la agricultura; durante su gobierno se construyeron escuelas rurales y se inició la carretera entre La Paz y Bahía Magdalena”. TODO ESTO ES FALSO, PUESTO QUE FRANCISCO D. SANTIAGO ESTUVO EN EL CARGO DE MAYO A SEPTIEMBRE DE 1920, QUE ENTRO A GOBERNAR DON AGUSTIN ARRIOLA EN ESE TIEMPO NO PUDO HABER CONSTRUIDO TODO ESO.
Ya es tiempo de que a Don Agustín Arriola Martínez se le haga justicia y su nombre brille con letras de oro en el Congreso, puesto que sus actitudes y su gobierno fue el ejemplo e inspiración para el logro de un gobernador nativo o con arraigo.
Su nieto, el doctor Carlos Arriola Isais, en representación de la familia Arriola, envió el anterior 04 de Mayo del 2001 un oficio muy sentido a la Secretaría de Educación Pública en la Ciudad de México, así como en esta ciudad capital, en la que solicita con toda justicia se corrija en los mencionados libros y pongan en el lugar histórico que el corresponde al primer gobernador nativo o con arraigo electo por el pueblo, para que la niñez y las juventudes sepan más de nuestra historia. Y de quien desempeñó su función con honestidad y con pocos recursos llevando a su pueblo a una época de relativa bonanza y paz social. Después de él se perdió gran parte de lo ganado, y el centro volvió a seguir enviando gobernantes militares, fuereños y sin arraigo en esta tierra e impuesto prácticamente por la fuerza. Tuvieron que pasar casi cincuenta años de lucha cívica para que al pueblo sudcaliforniano se le volviera a otorgar el derecho de elegir gobernador nativo o con arraigo. Por todos los méritos mencionados Agustín Arriola Martínez merece estar en los libros de historia oficiales en este estado ya que existe abundante información al respecto.
Un buen trabajo presentarían los próximos licenciados en historia, si se abocaran a investigar este hecho tan trascendente e importante en la historia regional, del primer gobernador nativo o con arraigo electo por el pueblo y presentarían una magnifica tesis basada en este estudio.
En la Rotonda de los Sudcalifornianos Ilustres debían de estar los restos mortales del impulsor de la educación y el desarrollo del territorio de Baja California Sur, Don Agustín Arriola Martínez...primer gobernador nativo de sudcalifornia, que tuvo el privilegio de ser electo por plebiscito para el periodo del 21 de Septiembre de 1920 al 21 de Septiembre de 1924, periodo cumplido más allá del deber y como era la costumbre, viajó a la ciudad de México a hacer la entrega correspondiente del término de su mandato...y como un homenaje a la memoria de su ilustre padrino, Don Agustín Arriola Martínez, el licenciado Felix Ortega Romero, escogió la fecha del 11 de octubre para el movimiento de la gesta histórica Loreto 70, fecha del nacimiento del Ilustre Sudcaliforniano, primer gobernador nativo de esta entidad, quien fue la inspiración para el logro de este anhelo, llevando como estandarte su nombre, por todos los rincones de la península el autobús de la comitiva, Don Agustín Arriola Martínez, gobernador nativo o con arraigo.
A través de los años, la limpia figura de Don Agustín Arriola Martínez se erige vigorosa para permanecer vigente en el recuerdo de los habitantes de este bello jirón de la patria. Fue Don Agustín un apasionado luchador social, precursor de importantes y trascendentes acciones de gobierno que sentó las bases al viejo Territorio Federal, a convertirse en la entidad que hoy es.
Una mañana de otoño, 11 de octubre de 1887, en esta ciudad capital, el hogar del destacado patriota artillero de las tropas federales del General Don Manuel Márquez de León, Don Agustín Arriola Arqueaga y de su esposa Doña Talpa Martínez Talamantes, se inundó de alegría con el fuerte llanto del niño que nació a la vida y que por nombre le pusieron Agustín, ante el gozo de sus abuelos paternos y maternos, Don Modesto Arriola Andaya y Doña María Teresa Arqueaga de La Toba, así como Don Calixto Martínez Nuñez y Doña Paula Talamantes de Castro. En su primera infancia, en que Agustín daba sus primeros pasos, gobernaba el territorio el General Rangel...estaba en su auge la minería, ganadería y la pesquería de perlas donde se empleaban más de mil hombres...hermosos edificios coloniales se iban construyendo, como el Palacio de Gobierno, la cárcel pública, entre otros, así como se realizaba el reparto de tierras de Baja California en vergonzosas condiciones a compañías extranjeras, lo que impidió el desarrollo social y económico por más de medio siglo.
Agustín creció bajo la vigilancia de sus padres y entre la más estricta norma de la educación de la época. Cursó su primaria en la Escuela Niños Héroes, donde ahora es la cancha Manuel Gómez Jiménez y la Escuela Primaria Miguel Hidalgo; de donde egresó con altas calificaciones, continuando sus estudios superiores en la ciudad de Hermosillo, Sonora, donde conoció y convivió fraternalmente con dos señoritas que al igual que él habrían de escribir sus nombres en forma destacada: las hermanas Concepción y Soledad Casillas Seguame. En Junio de 1907, ante la presencia de sus padres Doña Talpa y don Agustín Arriola Arqueaga, Agustín con plena satisfacción recibió su título que lo acreditaba como contador privado y técnico administrativo recibiendo además reconocimiento y felicitaciones por el honorable cuerpo de sinodales. El joven Agustín con el corazón repleto de ilusiones, se trasladó a su tierra natal, La Paz, con el firme propósito de servir y aplicar todos sus conocimientos adquiridos en bien de su comunidad.
Trabajó en la Empresa Ruffo & Rochol durante varios años. Continuó sus estudios en el Instituto Superior de Comercio en el Estado de California, graduándose como Contador Público y de maestro de inglés. En 1914, con el apoyo del General Felix Ortega Aguilar, presidente de la Junta Patriótica del Gobierno Revolucionario del Distrito Sur, un grupo de maestros, entre ellos Don Agustín Arriola Martínez gestionaron la autorización para la apertura de un plantel para la enseñanza de carreras de comercio, lo que se logró y el propio General Felix Ortega cortó el simbólico listón inaugural del “Instituto de Comercio Independencia”, ubicado en los anexos parroquiales con una plantilla de maestros: Bonifacio Díaz, Padre Mauro Esparza, Pedro Pelaéz, Agustín Arriola, Soledad Casillas, Isidro Isais Marc, Alfredo Savin, Ignacio Bañuelos Cabezud, y Filemón Cecilio Piñeda.
El profesor Agustín Arriola fue sindicó en el Ayuntamiento de 1915 a 1916, luego fue Alcalde Interino debido a que falleció por accidente el Presidente Municipal señor Antonio Blanco, y en la toma de su protesta se hizo célebre por esta frase que dijo “PIDO A DIOS NUESTRO SEÑOR QUE ME PERMITA SER JUSTO CON LOS JUSTOS, Y HUMANO CON LOS INJUSTOS”, antes de rendir cuentas de su presidencia interina, los grupos organizados lo apoyaron para presentar su candidatura por la Presidencia Municipal en el próximo periodo, ante un acto público organizado por el General Mezta, donde se presentaron tres contendientes saliendo vencedor, tomando posesión del cargo el primero de Septiembre de 1918. Los síndicos y regidores fueron: Antonio Ruffo, Filemón C. Piñeda, Ignacio Bañuelos Cabezud, Fernando Chacón Meza, Isidro Isais Marc, Bernardo Maldonado y Miguel L. Cornejo. La labor de Don Agustín como Alcalde fue brillante: promovió la apertura de los caminos vecinales de La Paz a La Soledad, con Ramales a Toris, La presa, El paso de iritú, Agua verde y La palmilla. Apoyó la idea del Ingeniero Savin para instalar el primer sistema de drenaje en La Paz el 15 de Septiembre de 1918 azotó un pavoroso ciclón a La Paz y Don Agustín Arriola como Presidente Municipal coordinó los grupos de rescates y ayuda popular, entre innumerables obras y servicios en su encomienda.
Con esa limpia trayectoria en la función pública, el pueblo se volcó para elegirlo gobernador por medio del plebiscito del que fue electo tomando su protesta el 21 de Septiembre de 1920 y terminando su gestión el 21 de Septiembre de 1924. El desempeño del señor Arriola como gobernador fue trascendental. Se realizaron las obras y trazos originales de la carretera transpenínsular, columna vertebral de la península mediante camino de terracería desde La Paz hasta El arco, en la colindancia con el Distrito Norte de la península, tarea realizada por hombres con visión y fortaleza de carácter. Asimismo, hizo el reparto de tierras ejidales de Santiago, Las cuevas, Todos santos, y El pescadero, aplicándose por primera vez la Ley agraria en la región. Otorgó becas a los primeros estudiantes que viajaron a la Ciudad de México para su formación profesional, y en esa misma ciudad fundó la primera Casa del Estudiante Sudcaliforniano. Adquirió la primera planta eléctrica en La Paz. Alentó la fundación de la Escuela Industrial de Artes y Oficios donde se preparaban los jóvenes de escasos recursos; artesanos y técnicos en fundición, mecánica, carpintería y electricidad, asimismo inauguró la primera escuela de tropa militar en el distrito sur del territorio y durante su gestión se instalaron diversas fábricas como cigarreras, fósforos, botones y de veladoras, entre otras.
Se inició la construcción de las cortinas en los arroyos El cajoncito, La candelaria, y San Bartolo, abriéndose también los primeros pozos de agua potable en la ciudad. Construyó el primer quirófano en el Hospital Juan María de Salvatierra y abrió en Todos Santos la primera planta beneficiadora de pescado de escama. Se fundó la Escuela de Tropa para Militares otorgando las instalaciones para la Zona Militar en Revolución y Degollado, donde es ahora el Mercado municipal Madero. Hizo el represo de El salto, y se empedraron las calles del primer cuadro de la ciudad. Asimismo, Don Agustín Arriola, trajo las primeras comunicaciones telegráficas, que en la actualidad, un año atrás, estaba como testigo la torre de la inalámbrica, en el barrio El manglito, la que fue derribada con toda su historia en la rama de la comunicación. Su administración se distinguió por lo siguiente, además de todas las cosas mencionadas, reorganizó las oficinas de gobierno, exigiendo responsabilidad y eficiencia a cada empleado. Impuso moralidad en el manejo de los fondos públicos. Expidió la primera Ley de hacienda para regular las fuentes de ingresos oficiales. Mandó el primer grupo de estudiantes pensionados a la ciudad de México, egresando profesionistas capaces que antes no había. Fundó la Casa del Estudiante en México, y respetaba las garantías constitucionales. Impulsó los ramos de la ganadería minería y agricultura, construyó diversos edificios escolares en La Paz y las zonas rurales.
Al término de su gestión Don Agustín se retiró a la vida privada a administrar sus ranchos ganaderos, herencia de sus antepasados. Una tarde de verano, 11 de Junio de 1971, a la edad de 84 años, Don Agustín Arriola Martínez, un sudcaliforniano ilustre, cerró sus ojos para siempre…LA ROTONDA DE LOS SUDCALIFORNIANOS ILUSTRES LO ESPERA… ¿CUANDO SE LE HARA JUSTICIA?
…Por el placer de escribir…recordar…y compartir…

miércoles, 26 de septiembre de 2018

.Leopoldo Ramos Cota, periodista, poeta y escritor Sudcaliforniano, nativo del histórico y legendario pueblo minero El Triunfo, murió en la Ciudad de México el 17 de Septiembre de 1958.. desde los 7 años radicó en Sonora, fué telegrafista de las uerzas de Francisco Villa..escribió su primerl libro de poemas "urbe..Campiña y mar" de hermosos poemas en el que destaca "el Mantel Divino"..Ejercíó el periodismo hasta su muertetrabajando en Excélsior y Ultimas Noticias..